Tres vidas para las Rosas.

Compré el libro por la belleza de la tapa, sin saber que tenía adentro, pensaba encontrar un estudio de botánica, algunos dibujos técnicos o una monografía científica, pero termine leyendo un gran poema en prosa contando las pruebas innumerables y continuas que aplican las flores en su magnifica ambición de invadir y conquistar la superficie multiplicando su forma de existencia. 

Maeterlinck publica en el año 1912 “L’intelligence des fleurs”  habla de una inteligencia que no es propiedad exclusiva del ser humano, o de los animales, o de los cerebros, sino que también está en el reino vegetal.

Observa el comportamiento de las flores y su destino de vencer, a causa de la ley que las encadena al suelo, dificultades mucho mayores que las que se oponen a la multiplicación de los animales.

Ese mundo vegetal que vemos tan tranquilo, tan resignado, tan inmóvil, en que todo parece aceptación, silencio, obediencia, es por el contrario aquel en que la rebelión contra el destino es la más vehemente y la mas obstinada. El órgano nutricio de la planta su raíz, la sujeta indisolublemente al suelo condenándola a la inmovilidad desde que nace hasta que muere. Así es que sabe mejor que nosotros, que dispersamos nuestros esfuerzos, contra qué rebelarse ante todo. Y la energía de su idea fija que sube de las tinieblas de sus raíces para organizarse y manifestarse en la luz de su flor.

Tiene toda entera a un mismo fin: escapar por arriba a la fatalidad de abajo; eludir, quebrantar la pesada y sombría ley, libertarse, romper la estrecha esfera, inventar o invocar alas, evadirse lo mas lejos posible, vencer el espacio en el que el destino la encierra, acercarse a otro reino, penetrar en el mundo molinete y animado.  ¿No es tan sorprendente que lo consiga, como si nosotros lográsemos vivir fuera del tiempo que otro destino nos señala, o introducirnos en un universo eximido de las leyes mas pesadas de la materia? 

Veremos que la flor nos da un ejemplo de insumisión, de valor, de perseverancia y de ingeniosidad. Si hubiésemos desplegado en levantar diversas necesidades que nos abruman, por ejemplo el dolor, la vejez y la muerte, la mitad de la energía que ha desplegado tal o cual pequeña flor en nuestros jardines, es de creer que nuestra suerte sería muy diferente de lo que es.  

Pensando en la vida y la muerte de las flores, mirando las flores secas que hace dos semanas  llegaron agonizando hasta mi jarrón, prepare recetas ¿homenajes? A la belleza de la muerte de las Rosa.   


Antes de preparar cualquiera de estas recetas tene en cuenta que las Rosas que uses sean de cultivo orgánico, sin pesticidas. Si son de cultivo propio limpialas con mucho cuidado, no juntes flores de arboles expuestos a la calle en zonas de transito porque pueden contener muchísimas impurezas y contaminación. 


Helado de Rosas y leche de Coco 

  • 400 cc Leche de coco
  • 200 cc Agua de coco
  • 200 gr de azúcar 
  • 30 gr de pétalos de Rosas secos

1/ Lo primero que hice fue un almíbar con el agua de coco, el azúcar y los pétalos de rosa, si no tenes agua de coco podes usar agua común (el agua de coco le da extra-cocancia).

Para el almíbar de rosas, pones esos tres ingredientes a fuego bajo ¡no le saque el ojo de encima! una vez que notes que esta espeso retiras del fuego y colas los pétalos, te va a quedar un almíbar color rosa con bastante aroma, si queres que sea mas intenso podes dejar en reposo durante una hora antes de colar, o bien retirar las rosas y repetir el procedimiento pero esta vez con una tanda de pétalos nuevos.  

2/ Con el almíbar frio agregar la leche de coco, es importante que sea la leche de coco  de lata porque es mucho mas cremosa y espesa que la de cajita.

3/ Una vez que este todo mezclado lo pones en un recipiente y va al freezer por lo menos cuatro horas. La consistencia del helado es como un helado de agua, el truquito para que tome buena consistencia es ir sacando del freezer cada 45 minutos y revolverlo (minimo dos veces) 

Yo como una campeona cuento con esta preciosura Ultracomb de 1970 que la enchufas y va girando la preparación mientras se enfría en el congelador.

Lo ultimo que queda es servir y decorar con lo que te guste.

Yo le sume un poco de Sirope de Granada que le da un toque cítrico del amor. VOILÀ!


Polvo de Rosas

La rosa es conocida como componente de cremas y aceites destinados al cuidado de la piel y al tratamiento de cicatrices, manchas o quemaduras. La rosa damascena, es la variedad de rosa más apreciadas en dermocosmética principalmente por sus propiedades calmantes, astringentes y reafirmantes, tiene un alto contenido en sales minerales y en taninos refuerza el colágeno y la elastina.

Podes hacer con los pétalos secos de Rosas un polvo , pasándolo por un mortero o en el caso de que tengas procesadora, los mixeas hasta lograr un polvo bien fino.

Este polvo de Rosas sirve para realizar mascarillas, como pigmento natural de Shampoo, jabones y cosméticos, incluso para saborizante y colorante natural en bebidas y comidas.


Oleato de Rosas

El oleato de rosas o aceite de Rosa casero se obtiene por maceración de los pétalos de Rosas en aceite.
Entre los beneficios que tienen las rosas para la piel están que ayuda a rejuvenecerla y combate la sequedad.

Para hacer este oleato vas a necesitar un aceite, podes elegir el que quieras o el que más te guste para tu piel, puede ser de almendra, jojoba, oliva, girasol, etc. Siempre tené en cuenta que si usas oliva o girasol sean de calidad primera prensada en Frío y de ser posible de producción orgánica. Esto mejora altamente sus propiedades en cuanto a activos y sobre todo en el aroma.

  1. Como mencioné al principio asegúrate que las rosas no sean tratadas con pesticidas, ni vengan de un árbol expuesto a la calle.
  2. Limpiar las rosas dejando solo los pétalos
  3. Limpiar y desinfectar un frasco hermetico para poner los pétalos adentro.
  4. Cubrir completamente con el aceite que elegiste. Muy importante es que no queden burbujas de aire ni pétalos sin cubrir por aceite.
  5. Dejar el frasco cerrado al sol pero tapado con un paño grueso para que no le de la luz directa pero si el calor.
  6. Dejarlo unos 30 días en maceración, cada dos días podemos moverlo para controlar el estado y que no quede aire dentro.
  7. Trascurrido el tiempo, ya podes colarlo.
  8. Retiras por completo todos los pétalos.
  9. El aceite macerado podes embotellarlo en frascos limpios y esterilizados. Usarlo directamente sobre la piel o para formular cremas o cualquier tipo de producto cosméticos.
Podés agregar como detalle un pétalo seco y limpio en el nuevo envase como detalle.♥️

¡cuán altiva en tu pompa, presumida,
soberbia, el riesgo de morir desdeñas;
y luego, desmayada y encogida,

de tu caduco ser das mustias señas!
¡Con qué, con docta muerte y necia vida,
viviendo engañas y muriendo enseñas!

Sor Juana Inés de la Cruz.

Comparta si quiere